jueves, 23 de enero de 2014

Calamares rellenos al estilo de mi vecina

Hoy os traigo una receta que me ha enseñado a hacer mi vecina Silvia (abajo en la foto): calamares rellenos, que son una de sus especialidades. Estos riquísimos calamares se guisan en lo que Silvia llama "la salsa pa tó". Ésta es una salsa de cebolla y vino oloroso que, como su nombre dice, queda estupenda en cualquier guiso. En este caso, los calamares al cocinarse van soltando su agüilla en ella, de tal forma que la salsa toma un sabor a calamar delicioso.



Ingredientes

  • 1kg y medio de calamares

Para el relleno:

  • 2 cebollas pequeñas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas rasas de pan rallado
  • 1 huevo
  • Perejil
  • 1/2 pastilla de caldo de pescado
  • Sal y pimienta
  • Un chorreón de vino oloroso

Para la salsa:

  • 800 g de cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 pastilla de caldo de pescado
  • Vino oloroso
Limpiar los calamares, reservando aparte las aletas y las patitas, que nos servirán posteriormente para hacer el relleno. Al cuerpo limpio del calamar le daremos la vuelta, para que posteriormente al guisarse se cierre sobre sí mismo y no se escape el relleno.


Mientras vamos poniendo a punto los calamares, que lleva un tiempo, va cocinándose la salsa. Para ello, pochamos en la olla con aceite la cebolla troceada y los dientes de ajo pelados y enteros. Añadimos una pizca de sal y la media pastilla de caldo desmenuzado. Cuando la cebolla esté bien tierna, la trituramos con la batidora y la devolvemos a la olla.

Para preparar el relleno, picamos las aletas y las patitas. Les añadimos la cebolla y el ajo muy picaditos, el pan rallado, el huevo crudo, el perejil picado y la otra media pastilla de caldo desmenuzada. Salpimentamos, regamos con un chorreón de oloroso y mezclamos bien. Podemos ayudarnos de unas tijeras para que el relleno quede bien picado.

Vamos rellenando los calamares con la mezcla y los cerramos por arriba con un palillo. Los introducimos en la olla con la salsa uno a uno. Si nos sobra relleno, se lo echamos a la salsa. Por último, añadimos a la salsa un chorreón generoso de oloroso, un poco de agua y dejamos que los calamares se cocinen a fuego lento en torno a una hora. 

Si ves que los calamares ya están hechos pero la salsa aún no ha espesado, puedes sacar los calamares, subir el fuego para que la salsa termine de reducir y cuando ya esté, volver a añadir los calamares.





No hay comentarios:

Publicar un comentario